LAS GHEISAS NO VAN MUY LEJOS

Las gheisas no van muy lejos. Esos pequeños pies no pueden recorrer grandes distancias asi que cuando salen a pasear tan sólo recorren unos metros y, como siempre vuelven al mismo lugar se puede acabar concluyendo que las gheisas no conocen más que un área restringida del planeta,exactamente aquel que circunvala el lugar en el que viven.

Ustedes podrán también concluir que el uso de las modernas comunicaciones y medios de transporte podrían alterar enormemente la situación de confinamiento terrestre en el que viven.

Supongamos que una gheisa con pies pequeños, es decir, cualquier gheisa se sube a un avión y recorre digamos una distancia una distancia igual o superior a la que distan Nueva York y Nueva Delhi. Podríamos entonces concluir que los pequeños pies no son en ellos mismos los culpables de que las gheisas nunca vayan muy lejos. Con sus pequeños pies recorren cada día unos cientos de metros entre la ida y la vuelta  porque las gheisas siempre vuelven a casa y así a lo largo de los años podríamos llegar a concluir también que recorren miles de kilómetros a lo largo de su vida.

Toda esta reflexión sobre el hábito pedestre de los pequeños pies de una gheisa viene a  que cada día me cruzo con una de ellas en el aeropuerto donde trabajo. Llega cada tarde, cuando empieza a ponerse el Sol y se queda embelesada un rato mirando el panel con la información de salida de vuelos internacinales. . Después se sienta un rato frente a uno de los grandes ventanales y no se mueve hasta que ha  salido algún avión y ya sólo se vislumbra en el cielo la estela blanca que han dejado sus alas.

Supongamos por un momento que nuestra gheisa toma conciencia que sus pequeños pies ya no son condicionantes de su pequeño territorio  . Supongamos que sabe puede seguir siendo gheisa en Nueva York o en Nueva Delhi .

Tengo la intuición, créanme, de que un día de estos, miraré desde el gran ventanal de mi torre de control y daré salida a un gran avión  y dentro casi distinguiré  la seda de un kimono de vivos colores.